alimoche

Alimoche (Neophron percnopterus)

El alimoche (Neophron percnopterus) es el miembro más pequeño de la familia de los buitres, con una envergadura de poco más de un metro. Además, al igual que otros buitres, está catalogado como especie en peligro de extinción (2007).

N.P. Percnopterus y N.P. Ginginianus son las dos subespecies reconocidas. La primera se extiende por Europa, el norte de África, Turquía y la Península Arábiga, así como por el suroeste de Asia. La segunda se encuentra en el sur de Asia.

Debido a una reciente y muy rápida pérdida de población, estas especies se han incluido en esta categoría:

  • en la India, como resultado de comer presas a las que se les había administrado el compuesto veterinario diclofenaco (véase el buitre de Bengala en este sitio web)
  • en combinación con un importante descenso a largo plazo en Europa (más del 50% en las últimas tres generaciones) y en África occidental

y está siendo acompañada por un declive en otras zonas de África como resultado de otras amenazas.

Características del alimoche

Tienen una envergadura de 1,68 metros y una longitud de 58 a 70 cm.

El peso oscila entre 1,6 y 2,4 kilogramos.

Aunque las hembras son marginalmente más altas, prácticamente no hay dimorfismo sexual.

De marzo a abril, se reproducen y ponen uno, dos o tres huevos, que ambos padres incuban durante 42 días. A los 70 ó 91 días, las crías se vuelven autosuficientes. La carroña, los residuos orgánicos, las aves, los pequeños vertebrados e incluso los huevos forman parte de su dieta. También es conocida por asistir a los partos del ganado y devorar posteriormente las placentas e incluso los excrementos, lo que amplía su rango de alimentación a la copografía.

Recogen los huevos en su pico y los tiran al suelo para alimentarlos. Cuando se trata de nidos de avestruz, lanzan una piedra al huevo para romper la cáscara. Sin duda, estamos ante «el más listo de la clase». Capaz no sólo de disponer de casi todo en su dieta, como brillante oportunista que es, sino también de utilizar los «recursos» para aprovecharlos.

Algo único en el mundo de las rapaces y de los animales en general.

Normalmente es solitario, pero se congregan en zonas de alimentación, como bausreros, y en dormideros, donde se pueden ver hasta 100 alimoches en zonas donde abundan.

Los adultos tienen plumas blancas en la parte ventral y negras en la dorsal. Tienen la piel de color amarillo anaranjado y no tienen plumas en la cara y parte del cuerpo. También tienen una gorguera de color blanco amarillento. El pico es amarillo con la punta negra y es pesado y ganchudo.

Cuando tienen 4 ó 5 años, las crías son uniformemente de color marrón oscuro con la cola gris pardusca y la punta rojiza. La piel de la cara y el cuello es de color grisáceo.

Algunos estudiosos sostienen que la coloración del buitre es para permitir que otros grandes buitres los vean mejor, ya que están acostumbrados a comer los cadáveres de grandes animales a cuyo interior no pueden acceder fácilmente. (Cuando los otros buitres empiezan a alimentarse, estos buitres se comen lo que queda).

Vuela lentamente, mostrando una silueta casi rectangular, similar a la del buitre.

Aunque no forman colonias de cría, sí forman dormideros en los que demuestran una gran resistencia y se reúnen antes de emprender la migración o cerca de las fuentes de alimento (muladares, vertederos…). En estos lugares se han contabilizado más de un centenar de ejemplares.

Meten la cabeza detrás de los hombros mientras están sentados, lo que les da un peculiar aspecto de giboso.

Utilizan su pico para transportar pieles, ramas y huesos para construir sus nidos, a diferencia de otros buitres que utilizan sus garras.

En Europa, la población se estima entre 3.500 y 5.600 parejas, con menos de 2.000 parejas en Asia Central, unos pocos miles de parejas en el subcontinente indio, probablemente 1.000 parejas en Oriente Medio y menos de 7.500 parejas en África.

Se espera que la cifra global esté entre 30.000 y 42.000 adultos.

En los últimos tres años, la población europea se ha reducido a más de la mitad. Entre 1.320 y 1.475 parejas, España representa entre el 50% y el 80% de toda la población europea.

Salvo una parte importante de Galicia, Murcia, Valencia y la costa de Barcelona, se encuentra en la península.

Aunque la mayoría de los visitantes vienen a España durante el verano, las islas de Menorca, Mallorca, Lanzarote y Fuerteventura tienen población sedentaria.

La población activa de Castilla y León, con 377 parejas localizadas, representa el 28,6% de la población nacional.

En Israel, por ejemplo, la población ha disminuido entre un 50% y un 75%, mientras que los 1.000 alimoches de la isla de Socotra parecen mantenerse estables.

La población residente en África sigue disminuyendo. En la India, el descenso ha sido devastador, con disminuciones anuales de más del 35 por ciento desde 1999 y de hasta el 68 por ciento entre 2000 y 2003.

Hábitat del alimoche

Es un migrante transahariano, lo que significa que pasa el invierno en África y regresa en septiembre tras criar uno o dos pollos.

Cubre una amplia zona, que se extiende desde Europa hasta la India y Nepal. Su área abarca la meseta africana y se extiende hacia el sur.

Etiopía y África oriental, Arabia y el subcontinente indio albergan la mayor parte de la población.

Se trata de un ave migratoria que pasa el invierno en Europa y Asia y luego migra a África para pasar el invierno. Se reproducen desde España hacia el oeste, cruzando el Mediterráneo, el Cáucaso y Asia Central hasta Pakistán, el norte de la India y Nepal.

A principios del otoño, se calcula que entre 5000 y 6000 alimoches cruzan el Estrecho de Gibraltar.

A principios de otoño, se estima que entre 5.000 y 6.000 alimoches cruzan el Estrecho de Gibraltar. Otros vuelan a través de Túnez, Egipto y Bad al Mandab. Unos 10.000 alimoches pasan el invierno en África.

Les gusta anidar en acantilados y afloramientos rocosos en entornos áridos y semiáridos. A pesar de ello, viven cerca de pueblos y ciudades, así como en campos, e incluso anidan en estructuras humanas.

Hay que tener en cuenta una serie de riesgos, que varían de una región a otra:

La falta de poblaciones de ungulados salvajes de los que se alimentaban, así como la ocupación de tierras para el pastoreo, han contribuido a su declive en algunas zonas de África.

En la India, parece que el compuesto veterinario diclofenaco (un antiinflamatorio no esteroideo (AINE)) utilizado para medicar al ganado doméstico es muy tóxico para estas aves y las mata, por lo que la población ha disminuido drásticamente.

Debido a enfermedades como la de las vacas locas, que redujeron enormemente la disponibilidad de piensos, la eliminación de cadáveres de animales está regulada en la Unión Europea desde 2002. Entre otras cosas, se cerraron los muladares españoles y portugueses, que sirven de alimento a las aves carroñeras.

Los búlgaros se han visto afectados por el virus de la viruela aviar.

Debido a la falta de contacto entre las poblaciones, hay algunas zonas en las que existe riesgo de aislamiento genético.

Los pesticidas pueden reducir una puesta a un solo huevo, como ha ocurrido en varias zonas de España y Portugal, donde la especie está actualmente en declive.

MEDIDAS DE CONSERVACIÓN

Las medidas actuales son las siguientes:

Muchas personas viven en zonas de conservación.

Para el control y estudio de estas aves, existen programas de seguimiento.

En la India se ha prohibido el diclofenaco.

En 2007, se inició una amplia investigación sobre el verdadero alcance del uso de diclofenaco en estas aves en Tanzania.

La UICN ha propuesto las siguientes medidas

Proteger las áreas de nidificación en las zonas donde la persecución es un problema.

Buscar las causas del declive en toda su distribución.

Crear comederos en lugares estratégicos donde la carroña pueda acumularse y ser consumida.

Encontrar un sustituto del diclofenaco para eliminarlo de su línea de productos.

Vigilar más de cerca las tendencias de la población.

Establecer medidas preventivas donde sea necesario para evitar los numerosos casos de electrocución que sufren los alimoches y otras aves.

TAXONOMÍA

  • Reino: ANIMALIA
  • Filo: CHORDATA
  • Clase: AVES
  • Orden: FALCONIFORMES
  • Familia: ACCIPITRIDAE
  • Nombre científico del alimoche o Guirre: Neophron percnopterus
  • Autor de la especie: (Linnaeus, 1758)
  • Nombre común:
    Inglés: Egyptian Vulture

Fuente: UICN; Wikipedia; WWF/